En esta ocasión o nos organizamos o perecemos, saben seguro a que me refiero, al tema sobre el tapete y entiendo que todo ya está dicho, o por lo menos gran parte de lo que se debía decir, ya sabemos las faltas de KUL que fueron graves, y para una promotora de tanta experiencia, hasta cierto punto imperdonable, y  en virtud a estos fallos, estamos a un hilito de quedarnos sin Artes Marciales Mixtas en el país, pero esto no es solo una culpa exclusiva  de la promotora (culpable en gran medida), esta situación fue llevada de la mano por otros factores, factores que en gran medida nosotros, y me refiero desde a los peleadores (me metí en el saco aunque ya no lo soy) escuelas y la dichosa comisión, hemos contribuido, dichos factores me tomare el atrevimiento de enumerarlos a continuación:


Irrespeto al Circuito Amateur:

 

Hemos hablado hasta la saciedad de la importancia de respetar la carrera amateur, un peleador con experiencia es un peleador que se cuida mas, un peleador que se lesiona menos, un peleador que sabe que hacer en una jaula y responde ante la presión, es inconcebible que pauten una contienda de un novato contra un peleador mucho más experimentado, si la pelea del hoy convaleciente hubiera sido en el circuito amateur las cosas fueran diferentes, y este irrespeto y falta de conciencia de lo que debería ser el circuito amateur no solo es por parte de la promotora, que en busca de un espectáculo esto le vale madres, sino que también viene de las mismas escuelas, circunstancia que genera mas pena aun, y que nos lleva al siguiente punto:

La falta de criterio de las escuelas:

No quiero sonar romántico, ni utópico pero la primera vez que pise un Dojo me hablaron de un lugar de respeto donde el encargado del mismo hace la función de padre contigo, te guía en un camino hermoso, cuida de ti y mira las condiciones en las que debes competir si es que puede, siempre cuidando de tu integridad y de que puedas vivir una grata experiencia marcial.

Entonces, viene la siguiente cuestionante,¿Donde esta ese sentimiento paternal?.Cuando permites que un pupilo que está bajo tu responsabilidad,  sin experiencia entre y arriesgue su vida en un evento sin ambulancias, sin un criterio claro a la hora de cuidar a los atletas y peor aun donde está tu responsabilidad como maestro al permitir matchs tan disparejos, y ojo esto no lo digo solo por lo que desgraciadamente ocurrió el pasado domingo, porque esto es un mal arraigado ya en nuestra cultura deportiva, que por chelitos maestros arriesgan la salud de sus alumnos, de sus hijos…una pena.

La Comisión

Y recaemos en un tema de antaño, no es un secreto para nadie que lamentablemente el evento pasado con respecto a sus predecesores se encontraba en picada con respecto a los encuentros pautados, diseño grafico en fin una baja considerable en calidad, que al final podría traducirse en una merma también en el cuidado de la integridad de los atletas.

Una comisión con criterio estaría al pendiente de estas cosas y procuraría que las promotoras o cumplan con un mínimo de calidad en el cuidado de los atletas o no permitir que se llevara a cabo un evento en estas condiciones.

 

Nosotros

 

Como consumidores tenemos el poder de exigir calidad y exigir que se cumplan con las normas, pero estamos mucho más preocupados en esperar que una promotora quede mal para decir que la otra es mejor, más preocupados en tener la razón aunque esa razón arrastre con ella el deporte entero, más preocupados, mas preocupados en hacer alharacas en un foro que   plantearte que podemos hacer para convertir la comisión en un ente funcional.

 

Si salimos bien parados de esto, y espero en Dios que así sea, es una excelente oportunidad de vernos en ese espejo y cuidar de este deporte y exigir que las cosas se hagan como se deben, promotoras que realicen exámenes preliminares a los atletas para evitar suban peleadores que no estén aptos, respetar los circuitos amateur, como consumidores exigir una comisión funcional y como maestros de escuela cuidar de sus alumnos, porque al final culpables de lo que pueda pasar o no con nuestro deporte, somos todos.

 

Comentar